Breve Historia de las alarmas

Un sistema de alarma es una herramienta muy útil para particulares y empresas hoy en día. Pero esto de las alarmas no es nada nuevo, tiene ya bastante historia a sus espaldas.

En el año 1700, un inventor inglés conocido como Mr. Tildesley creó la primera alarma anti-intrusión creando un sistema de campanillas vinculadas de forma mecánica a una cerradura.

En 1850, Augustus Russel Pope se le ocurrió utilizar la electricidad, imanes y una campana para dar a luz la primera alarma electromagnética antirrobo de la historia. Funcionaba con una batería y era una única unidad para colocar en cada puerta o ventana.

Pope cae enfermo y vende su patente a Edwin Holmes en 1858 antes de morir. Holmes incluye la alarma electromagnética como servicio en su empresa, la Holmes Electric Protection Company y marca la dirección en la que más tarde iría el sector. El resultado de unir electricidad y alarmas no es demasiado bueno, porque en ese momento, la electricidad se percibía como algo muy peligroso.

1861 es el año en el que la empresa de Holmes anuncia a bombo y platillo su telégrafo alarma antirrobo en los periódicos y al mismo tiempo, publica un folleto en el que recoge testimonios a favor de la electricidad de 30 neoyorkinos influyentes del momento, para intentar eliminar el miedo existente en la población.

Seis años más tarde, Holmes crea una centralita para hacer que las alarmas funcionen con un cable de telégrafo resistente a las inclemencias del tiempo.

Un paso más se da en 1870 de la mano del operador de telégrafo Edward A. Calahan, que inventa una caja con una campana para conectar a varias casas entre sí (el Call Box), colocando en cada casa un pequeño dispositivo que enviaba una señal al Call Box, alertando a los bomberos y a la policía.

Ya en 1905, la American Telephone & Telegraph Co compra el negocio de Holmes y lo vincula al sistema de llamada de emergencia.

Años más tarde, en 1940, Samuel Bagno desarrolla y patenta la primera aplicación de detección de movimiento. Crea una alarma que funcionaba con ultrasonidos en cada habitación y era capaz de detectar el movimiento. Treinta años después, los sensores de movimiento se integran a los sistemas de alarma.

En 1980 llegan al mercado las primeras alarmas inalámbricas. La tecnología de sensor de movimiento se mejora, así como se aplica el uso de infrarrojos para evitar los falsos avisos.

Hoy en día, las alarmas inalámbricas y sin cuotas están muy extendidas por sus beneficios, como nuestros sistemas de alarma en propiedad Ajax y SafeMax.

¿Qué tal si les echas un vistazo en nuestra web?

Posted In

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s