Sensores de movimiento para exterior y alarmas perimetrales

No hay comentarios

 Si tu hogar cuenta con patio o jardín, eres de esas personas privilegiadas que pueden desayunar oyendo a los pájaros cantar, disfrutar de barbacoas con la familia y amigos o hacer ejercicio al aire libre, en privado y contemplando el atardecer, entre otras cientos de ventajas. Sin embargo, no todo puede ser perfecto. Aunque cualquier vivienda o local puede ser objeto de un robo o intrusión, es cierto que las viviendas con terraza o jardín a pie de calle son las más vulnerables.

Además de contar con vallas o setos altos, puertas y ventanas de seguridad y una buena iluminación en el exterior, también recomendamos instalar un sistema de alarma con sensores de exterior que vayan a detectar al intruso nada más que entre en la propiedad y sin que llegue a acceder al interior de la vivienda. Para ello, los sensores PIR de movimiento  pueden ser una opción más que recomendable si elegimos un modelo de calidad. Hoy queremos hablarte de los sensores PIR cableados de exterior.

¿Por qué instalar sensores cableados de alarma? Bueno, la principal ventaja es que el cable no se puede inhibir. Además, estos sensores son universales y pueden funcionar con la gran mayoría de centrales de alarma que admitan zonas cableadas.  Así, si nuestra central no cuenta con sensores PIR de exterior propios o simplemente queremos unos que nos aporten fiabilidad en la detección y seguridad en hay señal entre la consola y el sensor, estos modelos son una estupenda opción.

¿Qué características debemos buscar en un sensor de exterior cableado? Un volumétrico preparado para intemperie deberá contar como mínimo con una carcasa IP65 o superior. Estos dígitos IP65 indican el nivel de protección con el que cuenta un dispositivo para soportar las inclemencias del tiempo: lluvia intensa, humedad, polvo, etc.

Otro aspecto fundamental es que el sensor cuente con al menos dos tecnologías para evitar las falsas alarmas en las detecciones. Entre las combinaciones de tecnologías más frecuentes se encuentran el PIR + microondas. Los hay también llamados sensores de triple tecnología, que utilizan doble PIR infrarrojo + microondas, como el modelo  S110531.

Este tipo de sensores son fiables y si están bien instalados no deben provocar falsas alarmas por animales como gatos, perros o pájaros. Sin embargo, si se trata de una persona, enviará el aviso a la consola central de forma inmediata, alertando de la intrusión.

Hay a quienes preocupan que si una persona con dudosas intenciones se diese cuenta de que existe un sensor de alarma en el exterior, pueda intentar dejarlo fuera de juego tapándolo con una sábana o pintando las ventanas con spray, por ejemplo. Para evitar esto, puedes optar por un sensor con anti-masking, como el modelo S110533. Aunque la central esté desarmada, si alguien intentase bloquear al sensor cubriéndolo, este se daría cuenta y enseguida saltaría la alarma.

Para terminar, otra característica imprescindible y que suelen incluir la gran mayoría de sensores anti-intrusión de exterior es el tamper o alarma de sabotaje. Si alguien golpea al sensor o lo intenta arrancar de su base, se producirá un salto de alarma independientemente de si la central está armada o no.

Visita nuestra tienda online www.SuperInventos.com o llámanos al teléfono 954 18 66 32 para hablar con nosotros directamente. Te asesoraremos y ofreceremos una solución a medida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s